MBA Emprendedor

El Valor Temporal del Dinero

Este post, escrito por Fred Wilson, fue publicado originalmente en su blog, aVC.com, como parte de su serie MBA Mondays. Traducción realizada por MBAEmprendedor.com.

En el último post hablé del valor presente de los flujos de caja futuros y en los comentarios a ese post, Pascal Emmanuel Gobry escribió:

Habiendo dicho esto, antes incluso de considerar el VAN, yo habría hablado antes del valor temporal del dinero. Este fue uno de los 3 conceptos más importantes que aprendí en mi MBA y creo que debería conocerlo todo el mundo. En el fondo todos los conceptos financieros, y gran parte de los de los negocios están basados en el valor temporal del dinero. Una vez entendemos este concepto, se pueden entender los costes de oportunidad, los costes hundidos, y sencillamente se ven las cosas de otra forma.

PEG tiene razón. Tenemos que hablar del valor temporal del dinero, y fue un error meterse en faena con el valor presente de los flujos de caja futuros y las tasas de descuento sin haberlo visto. Así que rebobinamos y volvemos a empezar. Allá vamos.

El dinero de hoy vale más que el dinero de mañana. Como se mencionó en otro comentario del artículo anterior: “no puedes comprar cerveza esta noche con los beneficios del año que viene”. El dinero en el bolsillo vale más que el que no tienes todavía. Todo el mundo diría que prefiere el dinero hoy a la promesa de tener esa misma cantidad de dinero mañana.

Los tipos de interés se usan para calcular exactamente cuánto más vale el dinero hoy en lugar de mañana. Digamos que aceptarías $900 hoy en lugar de $1.000 mañana. Eso significa que aceptarías un “tipo de descuento” del 11,1% en esa transacción. Lo he calculado de la siguiente manera:

  1. He calculado el descuento que aceptaría para tener el dinero hoy en lugar de mañana: $1.000 - $900 = $100.
  2. He dividido el descuento por la cantidad que aceptarías hoy: $100/$900 = 11.1%.

Esta transacción se puede presentar de otra manera. Imagínate que estás dispuesto a prestarle $900 a un amigo y acuerdas con él que te pague un interés del 11,1%. Multiplicas $900 por 11,1% y tienes un interés de $100, y si lo sumas a los $900 iniciales, dentro de un año te pagará $1.000.

Los tipos de interés y los tipos de descuento generalmente son lo mismo. Hay diferencias técnicas, pero los dos representan un incremento en el valor temporal del dinero.

De esta manera si el tipo de interés describe el valor temporal del dinero, cuanto más alto sea mayor es el valor del dinero en tus manos y menor es el valor del dinero en el futuro.

Hay muchas razones por las que el dinero vale más hoy que mañana. Vamos a hablar de dos de ellas:

  1. Inflación: este es un tema complejo en el que no voy a entrar en detalle, pero tengo que mencionar. Cuando el precio de las cosas aumenta más rápido de lo que debería, esto se llama inflación. Puede haber muchas razones para la inflación, pero la más común es que la oferta de dinero se incrementa más rápido que el ritmo sostenible. Pero lo importante es que si una casa que cuesta hoy $100.000 va a costar $120.000 el año que viene, la inflación es del 20%, y querrías ganar un tipo de interés del 20% anual para compensarlo.
  2. Riesgo: si tienes tu dinero en un depósito garantizado, aceptarías un tipo de interés de alrededor del 2%. Si lo tienes invertido en el startup de un amigo, puedes querer doblar el dinero que has invertido en un año. La razón de esta diferencia es el riesgo. El dinero del depósito garantizado sabes que vas a recuperarlo, pero hay muchas posibilidades de que no recuperes el dinero del startup, por lo que quieres doblar tu inversión si esta funciona.

Analicemos un poco los tipos de interés para observar estas razones en funcionamiento.

Digamos que el tipo de interés a un año de un Bono del Tesoro es del 3%. Es importante prestar atención a esta cifra, ya que es un tipo a un año en un valor sin riesgo, asumiendo que el Tesoro es solvente y siempre lo será (por ahora lo daremos por supuesto). Así que el tipo sin riesgo es del 3%. Ese es el tipo que el mercado cree que deberías aceptar por un activo sin riesgo.

Ahora vamos a considerar la inflación. Si el IPC (Índice de Precios de Consumo) dice que los precios suben un 2,5% anual, entonces podemos decir que la inflación es del 2,5%. Se puede complicar mucho más pero por ejemplo hay muchos alquileres y sueldos que incrementan todos los años a la tasa de inflación, así que nosotros también lo podemos usar. Si restas la inflación al tipo sin riesgo tendrás el “tipo de interés real”. En nuestro ejemplo este tipo sería del 0,5% (3% menos 2,5%). Llamamos al 3% el “tipo de interés nominal”.

Ahora vamos a considerar el riesgo. Digamos que encuentras un bono corporativo que vence el año que viene y pagará $1.000, y que ahora está cotizando a $900. Sabemos por el ejemplo anterior que está pagando un tipo de descuento del 11,1%. Si le restamos el 3% del tipo de descuento, podemos decir que la “prima de riesgo” que exige el mercado es del 8,1%. Esto significa que no todo el mundo piensa que la compañía va a ser capaz de pagar a los bonistas, pero la mayoría sí que cree que podrá.

Bien, espero que hayáis visto que los tipos de interés y de descuento tienen distintos componentes. En su forma más sencilla, el tipo de interés está compuesto por el tipo sin riesgo, más una prima por inflación, más otra de riesgo. En nuestro ejemplo, el tipo de interés sin riesgo “real” es del 0,5%, la prima por inflación es 2,5%, y la prima de riesgo del bono corporativo es 8,1%. Si sumas todo, tienes el tipo de interés de 11,1%.

Esto me lleva al último punto. Los mercados fijan los tipos. Los bancos y gobiernos no los fijan. Ambos pueden influir en ciertos tipos y lo hacen frecuentemente, pero es el mercado, tanto especuladores como inversores, el que determina cuál va a ser el tipo de descuento que aceptemos por nuestro dinero ahora y el tipo de interés que queremos por tener que esperar un año. Es la suma del total de transacciones la que crea el mercado y es el mercado el que fija los tipos, que varían cada segundo (por lo menos en un sistema capitalista).

Fue difícil explicarlo en un blog. Es un concepto sencillo pero muy importante. Y como decía Pascal Emmanuel, es fundamental para entender otros conceptos financieros. Espero haber conseguido explicarlo, porque es importante entenderlo.

comentarios gestionados por Disqus
  1. mbaemprendedor posted this
Comments